miércoles, 15 de marzo de 2017

Más de 200 vírgenes y cristos ostentan cargos honorarios municipales y militares

Fuente: Diario Público
Y todo esto en un Estado laico donde la Iglesia oficial dice sentirse acosada o perseguida.
Leer la noticia en el MEDIO

martes, 7 de marzo de 2017

El 9 de marzo, huelga general en la enseñanza


Sindicatos de profesores y estudiantes, asociaciones
de madres y padres, plataformas en defensa de la escuela 
pública,han convocado huelga general en la enseñanza 
para el próximo jueves día 9 de marzo. 


¡Súmate al paro y sal a la calle para hacerte escuchar!


"Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas", 
pedía Juan Ramón Jiménez, y ya es hora de reivindicar 
que las palabras dejen de ser manoseadas por esos 
predicadores de la podredumbre: 
flexibilidad significa precariedad y esclavitud, crisis 
significa estafa del sistema, medidas de ajuste significa 
robo al pueblo, mercados significa banda de criminales... 
Huelga significa lucha, rebeldía, dignidad... 
(A. Orihuela)
Sobran excusas:
-Si no te convencen quienes convocan la huelga, piensa en tus propios motivos y en los de los compañeros que van a secundarla.
-Si te duele la pérdida del jornal de un día de trabajo, piensa en los miles de euros que ya te han recortado y te seguirán recortando si no lo impedimos entre todos.
-Si piensas que una huelga general vale de poco, considera que acudir al trabajo como si nada pasase no ayudará a resolver ningún problema.
-Si te dicen que hacer huelga no es solidario, considera que, al contrario, la huelga supone siempre un sacrificio para quien la hace.

Sobran motivos:
-Ataque a la enseñanza pública (disminución en más de 8000 millones los recursos destinados a educación en los últimos siete años, con lo que el porcentaje de inversión español en educación respecto a nuestro PIB es de un 4,3%, inferior a la media de la OCDE y de la UE. Esto supone una disminución de becas, una disminución de más de 30000 docentes, una peor atención a la diversidad de nuestras aulas, el incremento de las tasas universitarias, del número de alumnos por aula, la disminución de los recursos materiales de los centros públicos, la disminución de los fondos para investigación…)
-Los niveles actuales de inversión educativa en España se aproximan a los de los años 80, cuando la enseñanza no era obligatoria hasta los 16 años, no había gratuidad en infantil y las aulas españolas contaban con mucho menos alumnado.
-Mientras se cierran aulas en la enseñanza pública, se siguen concertando en la privada con la excusa de la libertad de elección de los padres. El Estado tiene la obligación de ofrecer una educación pública laica, científica y humanista de calidad contrastada, pero no de atender a las demandas en formación religiosa o ideológica de cada familia.
-Recortes de nuestros derechos laborales como trabajadores públicos (bajas médicas penalizadas con recorte de sueldo, incremento de nuestras horas de trabajo, disminución de salario, supresión de pagas extras, aumento de la edad de jubilación y del número de años para calcular la pensión, recorte del subsidio de desempleo, despido fácil…)
-No hay recursos para la educación, pero sí los hubo en abundancia para un rescate multimillonario de los bancos, o para incrementar este año el presupuesto en defensa…
- El modelo mercantilista y privatizador de la educación le arrebata el futuro a nuestros hijos, nuestros estudiantes, nuestros jóvenes.

domingo, 9 de octubre de 2016

Referéndum y salud democrática

Día dos de octubre. Los colombianos están llamados a ratificar los acuerdos alcanzados entre el gobierno y la guerrilla de las FARC. El escrutinio arroja estos resultados: no, un 50,21%; sí, un 49,78%. La abstención alcanza un 62,57% del censo electoral
Por un estrecho margen triunfó el no en esa jornada dominical. Pero hay un dato importante, y es que, de cada diez colombianos, más de seis se quedaron en casa, renunciaron al ejercicio del derecho supremo en democracia: votar. 
Fuente: wordpress.com
Si trasladamos esas cifras al conjunto de los votantes potenciales, el resultado es que los que han rechazado el acuerdo con las FARC suponen solo un quinto del electorado, uno de cada cinco votantes. Los cuatro restantes han votado afirmativamente o se han abstenido. Por tanto, una cuestión a abordar con urgencia es qué está sucediendo en los sistemas democráticos de todo el mundo para que un sector de la población, cada vez más numeroso, manifieste ese desapego con la política, incluso cuando lo que está en juego es algo tan crucial como una guerra que dura ya cincuenta años y que ha dejado un rastro de pobreza, sufrimiento y exclusión social, y un reguero de miles de víctimas, la mayoría de ellas ajenas al propio conflicto. 
No hay peor lacra para las democracias que el hecho de que los ciudadanos se desentiendan de la política, den la espalda al ejercicio de sus derechos y dejen vía libre a los poderes fácticos. Entonces, los poderosos ejercen sin cortapisas sus prerrogativas a través de los medios de coacción de los que disponen: la tiranía del dinero y la desigualdad, los medios de coacción y desinformación, las cloacas del Estado, las mafias de la droga, las armas o la prostitución; los paraísos fiscales o la fuerza militar. Frente a instrumentos tan poderosos, los de abajo sólo disponemos de la fuerza de la resistencia, la organización colectiva y la educación. Pero las poblaciones empobrecidas y analfabetas no tienen recursos ni tiempo para unirse ni para formarse, ocupadas en su día a día en la agotadora lucha por ganarse el sustento. 
¿Qué valor tienen los resultados de un referéndum en el que más de la mitad de la población no participa? ¿No habría que acordar una participación mínima, al menos del 51 %? ¿Por qué los plebiscitos y elecciones se celebran en días festivos, hurtándole a quienes trabajan el derecho a disponer a su antojo de su descanso y asueto?
Muy poco se habla de estos asuntos cuando las consecuencias de esta y otras consultas populares (como la que desencadenó el Brexit) se están usando torticera y descaradamente para desprestigiar la capacidad de la población para decidir con madurez y responsabilidad sobre su propio destino.
Los grandes medios de comunicación aplican la tergiversación sistemática; pero la otra gran estrategia de coacción es la unidireccionalidad de la información suministrada, que consiste en centrar la atención de la opinión pública en determinados hechos, proyectando una espesa sombra sobre otros elementos de la realidad que distorsionan el macrocuadro informativo de mera ficción o de realidad sesgada que se está ofreciendo. Hurgar en esa amplia zona oscura resulta cada día más difícil para cualquiera de nosotros.

domingo, 18 de septiembre de 2016

Lectura recomendada para jóvenes de todas las edades




Clara Llull, Amor fati. Aventuras y desventuras de la joven Hipatia
Edición digital y en papel en Amazon.es (Clicar aquí)

Una lectura recomendada para mentes inquietas, a partir de los 16 años. Interesante material de apoyo para las clases de FILOSOFÍA DE BACHILLERATO.
En Amor fati, el amor y el destino, las titánicas fuerzas que arrastran las débiles voluntades humanas, atraviesan toda la trama argumental. Su protagonista es Hipatia, estudiante de Ciencias Políticas, que narra en un tono personal e intimista tres semanas de un verano muy especial. En él conoce a Cine, un joven solitario que alberga la descabellada esperanza de desarmar el sistema político-económico imperante. Hipatia experimenta junto a él sentimientos tumultuosos, a la vez que la evolución de los dos personajes nos va deparando algunas sorpresas.
Irina, joven profesora interina universitaria; Dara, un estudiante tangerino; y Amanda, profesora de filosofía ya retirada, comparten también sus días con ellos. A través de sus diálogos, la novela nos introduce en los grandes temas de la filosofía existencial, al tiempo que vamos descubriendo corazones entusiastas, tiernos y llenos de proyectos; pero velados también en profundas sombras.

viernes, 5 de agosto de 2016

Sobre terrorismo árabe (y la guerra franco-argelina)

            Albert Camus, tan francés como argelino, escribe, con la brillantez,
Exposición sobre A. Camus en
Cité du Livre (Aix-en-Provence)
Imagen: autor del blog
profundidad y lucidez intelectual que le son propias, sobre la guerra franco-argelina, sobre el conflicto entre dos culturas condenadas a convivir, sobre el terrorismo árabe y la represión francesa. Se trata de una carta que escribe a Kessous, un periodista y socialista árabe argelino que defiende la independencia de su país, pero lo hace por vías pacíficas. Camus subraya lo mucho que les une por encima de las evidentes diferencias, y aboga por el diálogo, la comprensión respetuosa de las razones del adversario, la justicia y la libertad como instrumentos indispensables para edificar una convivencia pacífica y fructífera. El contenido del escrito es de máxima actualidad, aunque hoy los golpes terroristas se ejecutan también en suelo francés y europeo. Pero las raíces del actual conflicto y sus características son casi hermanas a las de los años cincuenta del pasado siglo.  

            “Mi querido Kessous, he encontrado sus cartas a mi vuelta de vacaciones y temo que mi aprobación llegue demasiado tarde. Sin embargo, tengo necesidad de transmitírosla. Me creerá fácilmente si le digo que padezco de Argelia, en este momento, como otros padecen de los pulmones. Y, después del 20 de agosto (graves y sangrientos disturbios al norte de Argelia), estoy al borde de la desesperación.
Suponer que los franceses de Argelia pueden olvidar hoy las masacres de Philippeville (hoy, Skikda, ciudad del noroeste argelino) y de otros lugares, es no conocer el corazón humano. Suponer, inversamente, que la represión una vez desencadenada, puede suscitar en las masas árabes  confianza y estima hacia Francia, es otra forma de locura. Henos aquí, pues, empujados los unos contra los otros, abocados a hacernos el mayor daño posible, inexorablemente. Esta idea me resulta insoportable y envenena cada uno de mis días.
Y, sin embargo, usted y yo, que nos parecemos tanto, también culturalmente, y compartimos la misma esperanza, fraternales desde hace tanto tiempo, unidos en el amor que sentimos por nuestra tierra, sabemos que no somos enemigos y que podríamos vivir felizmente juntos, sobre esta tierra que es la nuestra. Pues es la nuestra y no puedo ya imaginarla sin usted y sus hermanos; y usted, sin duda, no puede separarla de mí y de los que se me asemejan.
Usted lo ha dicho muy bien, mejor que yo lo hubiera podido decir: estamos condenados a vivir juntos. Los franceses de Argelia, en cuyo nombre le agradezco haber recordado que ellos no son todos propietarios sedientos de sangre, están en Argelia desde hace más de un siglo y son más de un millón. Esto basta para diferenciar el problema argelino de los problemas planteados en Túnez y en Marruecos, donde la presencia francesa es relativamente débil y reciente. El “hecho francés” no puede ser eliminado en Argelia y el sueño de una desaparición súbita de Francia es pueril. Pero, inversamente, tampoco hay razones para que nueve millones de árabes vivan en su tierra como seres olvidados: el sueño de una masa árabe anulada para siempre, silenciosa y servil, es también delirante. Los franceses están atados a la tierra argelina por raíces demasiado antiguas y demasiado vivas para que pueda pensarse en arrancarlas sin más. Pero esto no les da el derecho, creo yo, de cortar las raíces de la cultura y de la vida árabes. He defendido toda mi vida (y usted lo sabe, esto me ha costado ser expulsado de mi país) la idea de que se precisan vastas y profundas reformas en nuestro país. No lo han aceptado, han continuado el sueño del poder que se cree siempre eterno y olvida que la historia avanza, y estas reformas, se necesitan más que nunca. Las que usted señala representan en todo caso un primer esfuerzo, indispensable, para iniciar sin más tardanza, con la sola condición de que no se haga inviable ahogándolo, de entrada, en la sangre francesa o en la sangre árabe.
Pero decir esto hoy, lo sé por experiencia, es situarse en tierra de nadie entre dos ejércitos, y proclamar en medio de las balas que la guerra es un engaño y que la sangre, si en ocasiones hace avanzar la historia, la hace avanzar hacia más barbarie y más miseria aún. Quien, con todo su corazón y toda su alma, ose gritar esto, ¿qué puede esperar escuchar en respuesta, sino las risas y el fracaso multiplicado de las armas? Y, sin embargo, es necesario gritarlo y puesto que usted se propone hacerlo, yo no puedo dejarle emprender esta acción loca y necesaria sin transmitirle mi solidaridad fraternal.
Sí, lo esencial es mantener, a pesar de las restricciones, el lugar del diálogo aún posible; lo esencial es recobrar, aunque sea ligera y fugitiva, la calma. Y para ello, es preciso que cada uno de nosotros reclame el apaciguamiento a los suyos. Las masacres inexcusables de civiles franceses entrañan otras destrucciones igual de inútiles, operadas sobre las personas y los bienes del pueblo árabe. Se dirá que locos, inflamados de furor, conscientes del maridaje forzado del que no pueden librarse, han decidido convertirlo en un abrazo mortal. Forzados a vivir juntos, e incapaces de unirse, deciden al menos morir juntos. Y cada uno, por sus excesos refuerzan las razones, y los excesos, del otro. La tempestad de muerte que se abate sobre nuestro país no puede sino crecer hasta la destrucción general. En esta pelea incesante, el incendio gana terreno, y mañana Argelia será una tierra de ruinas y de muertos que ninguna fuerza, ninguna potencia del mundo, podrá ya reconstruir.
Es necesario, pues, detener esta pelea y ese es nuestro deber, árabes y franceses que rechazamos soltarnos las manos. Nosotros, los franceses, debemos luchar para impedir que la represión no llegue a ser colectiva y para que la ley francesa guarde un sentido generoso y claro en nuestro país; para recordar a los nuestros sus errores y las obligaciones de una gran nación que no puede, sin deshonrarse, responder a la masacre xenófoba con un desatino similar; para activar, en fin, la venida de las reformas necesarias y decisivas que relanzarán la comunidad franco-árabe de Argelia de cara al futuro. Ustedes, árabes, deben de su lado mostrar sin descanso a los vuestros que el terrorismo, cuando asesina a población civil, además de hacernos dudar con justicia de la madurez política de hombres capaces de tales actos, no hace sino reforzar los elementos anti-árabes, dar valor a sus argumentos, y cerrar la boca a la opinión liberal francesa que podría encontrar y hacer adoptar la solución de la reconciliación.
Se me dirá, como se os dirá, que la reconciliación ya está superada, que se trata de hacer la guerra y de ganarla. Pero usted y yo sabemos que esta guerra no tendrá vencedores reales y que después como antes de ella, precisaremos todavía, y siempre, vivir juntos, sobre la misma tierra. Sabemos que nuestros destinos están ya tan unidos que toda acción de uno afecta a la respuesta del otro, el crimen engendrando crimen, la locura respondiendo a la demencia; y que, finalmente, y sobre todo, la abstención de los unos provoca la esterilidad de los otros. Si vosotros, demócratas árabes, desfallecéis en vuestra tarea de apaciguamiento, por nuestra parte, nuestra acción como franceses liberales, estará de antemano abocada al fracaso. Y si nosotros desfallecemos ante nuestro deber, vuestras pobres palabras serán arrastradas por el viento y las flamas de una guerra implacable.

He aquí porqué lo que usted quiere hacer me hace sentirme solidario con usted, mi querido Kessous. Le deseo, nos deseo, buena suerte. Quiero creer, con todas mis fuerzas, que la paz se elevará sobre nuestros campos, sobre nuestras montañas, sobre nuestras costas y que entonces, por fin, árabes y franceses, reconciliados en la libertad y la justicia, harán el esfuerzo de olvidar la sangre que les separa hoy. Ese día, los que hoy estamos juntos en el exilio del odio y la desesperación, encontraremos juntos una patria”.
(La traducción es del autor del blog)    

miércoles, 11 de mayo de 2016

Las brujas que no pudisteis quemar

"Somos putas, señoritas, bolleras, pescaderas... Seguimos siendo las brujas que no pudisteis quemar. Libres", ha defendido Ahora Madrid en las redes sociales. 
¡Es genial!

domingo, 24 de abril de 2016

Por un 5,6 % del PIB en educación (¡como mínimo!). ¿Hay déficit? ¡Pues precisamente por eso!

El gasto público en educación lleva cuatro años de descenso continuado en España. Los últimos datos del Ministerio de Educación, correspondientes a 2013, indican que las distintas Administraciones destinaron 45.245,2 millones de euros, un 4,31% del Producto Interior Bruto (PIB) que lo sitúa a niveles de 2006, con el mismo porcentaje de riqueza y 42.480 millones de inversión.
España comenzó a recortar en educación en 2010 por primera vez en 30 años. En los últimos cuatro años analizados se han perdido 7.764 millones para profesores, aulas, apoyos o becas. Entre 2012 y 2013, el descenso es de 1.231 millones menos (-2,6%), según los datos que refleja la Estadística del Gasto público en educación, que el ministerio acaba de publicar y cuyas cifras son aún provisionales.
El porcentaje de la riqueza española destinado a la educación, ese 4,31% del PIB, desciende y se aleja unas décimas más tanto de la media europea —un 5,25% según datos de Eurostat correspondientes a 2011— como de la de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), con un 5,6% también correspondiente a 2011.
(Fuente: El País)